La banda de los oficios truchos comparece ante la Justicia

La banda de los oficios truchos comparece ante la Justicia

Los ocho involucrados en la banda sospechada de confeccionar y comercializar oficios judiciales truchos comparecerán hoy ante la Justicia, en lo que podría ser una maratónica jornada de indagatorias. 

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, todos los implicados serán trasladados entre la mañana y la tarde de hoy hasta el Juzgado de Instrucción Uno, donde deberán comparecer en audiencia de declaración indagatoria ante el magistrado Marcelo Cardozo. 

En esa instancia, los sospechosos tendrán la posibilidad de brindar su versión de los hechos o bien abstenerse de declarar, sin que ese silencio le signifique presunción de culpabilidad alguna. 

La banda bajo sospecha está integrada por Miguel B. (42), Juan R. (45), Jorge A. (29), Raúl M. (33), Diego P. (28), Alan A. (22), Gustavo B. (28) y Cristian A. (27), entre quienes hay inspectores municipales, gestores e integrantes de la comunidad gitana. 

Los dos primeros mencionados fueron los últimos en caer y se tratarían de los “autores intelectuales” de la maniobra que fue descubierta el jueves de la semana pasada. El caso viene siendo investigado como asociación ilícita. 

La banda, paso a paso

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir hasta el momento, el caso salió a la luz el 7 de mayo cuando un infractor fue hasta la Dirección de Monitoreo Vial ubicada sobre la calle Jujuy y presentó un oficio del Tribunal de Faltas de la provincia para intentar retirar su licencia de conducir retenida. Previo a ello ya había recuperado su motocicleta incautada en el destacamento Aeroclub por violar la cuarentena.

Fue en esa instancia que el personal de dicha dependencia constató que la documentación era apócrifa e inmediatamente se procedió a la demora del implicado, que terminó declarando como testigo. 

A partir, se le dio intervención a los efectivos de la División Investigaciones de la Unidad Regional I de la Policía, quienes comenzaron a estirar de la soga y terminaron dando con una importante organización detrás, con varios involucrados y una maniobra bien aceitada. 

Al recabar pistas, los pesquisas lograron establecer la existencia de un grupo que desde hace varias semanas venía confeccionando oficios y documentos truchos que luego eran vendidos a infractores que pretendían recuperar sus vehículos secuestrados.  

En este contexto, los procedimientos comenzaron el sábado y los primeros detenidos fueron Gustavo B. (28) y Cristian A. (27), a quienes se les inició una causa inicial por falsificación de documento público. 

Las viviendas de ambos implicados fueron allanadas y allí se secuestraron más documentos ilegítimos, además de una camioneta Chevrolet Tracker. 

Pero la pesquisa no culminó allí, dado que los investigadores continuaron hurgando entre las pistas recolectadas y de esa forma llegaron a otros cuatro sospechosos, por lo cual la situación del caso pasó a ser definido como asociación ilícita. 

Y el golpe final hacia la banda se concretó el lunes, cuando los pesquisas llegaron hasta los sindicados autores intelectuales: los inspectores identificados como Miguel B. (42) y Juan R. (45).

En la vivienda de ambos se incautaron otros elementos más que comprometedores como, por ejemplo, talonarios de infracción y unas 30 actas de infracción ya labradas pero no elevadas a las autoridades competentes.

En el lugar también secuestraron una computadora y una impresora, soportes que habrían sido los utilizados para confección e impresión de los documentos ilegítimos, además de celulares y otros equipos informáticos que serán sometidos a diversas pericias técnicas.

En el operativo general que culminó con el desbaratamiento de la banda participaron además de los efectivos de la División Investigaciones de la UR I, el personal de la Dirección General de Seguridad y de Cibercimen. 

Todos ellos a disposición del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas, donde ahora todos los involucrados deberán ser trasladados para comenzar el proceso judicial en sus contra. 

 

(Fuente: El Territorio)